Qué es respiración de Renacimiento

por do sol re PB

Renacimiento (o Ribirthing) es una técnica de respiración nacida en los 70 a través de curiosos experimentos realizados por un hombre llamado Leonard Orr. El pasaba largos periodos en una bañera llena con agua caliente y descubrió que un específico patrón respiratorio le llevaba a contactarse con distintas sensaciones, emociones y memorias. Interesado en comprender estos fenómenos, siguió experimentando la respiración dedicándose por muchos años a afinarla junto a profesionales de diferentes campos de las humanidades y la medicina occidental. Esta práctica se popularizó y obtuvo adeptos por todo el mundo. Se desarrollaron distintas actividades basadas en dicha respiración, la mayoría en el campo terapéutico.

El fundamento del Renacimiento es la respiración conectada, consciente y relajada. Eso significa que, en esta práctica, se respira relajadamente – por la nariz o por la boca – reduciendo los intervalos entre la inspiración y la exhalación, enfocando toda la atención y la intención hacia el acto de respirar y a las sensaciones que surgen en cada instante. Dicha técnica es también conocida como ‘respiración circular’ pues sostiene al cuerpo en el movimiento cíclico de inhalar y exhalar.

El Renacimiento es una práctica terapéutica y meditativa que promueve estados de consciencia expandida. Es también una forma de percibir conscientemente los procesos respiratorios además de una poderosa herramienta para el auto conocimiento.

La finalidad del trabajo es proporcionar la oportunidad de reaprender a respirar a través de la propia respiración, volviéndola cada vez más plena, fluida y relajada. Durante este proceso de aprendizaje patrones distintos de respiración son evidenciados y deconstruidos, algunas memorias son revisitadas, se despiertan emociones y cualquier cosa que en algún momento haya sido reprimida en el pasado, generándose una oportunidad para su integración. Es una gran limpieza interna porque reaprender a respirar es reaprender a ser y estar en el mundo.

Los efectos inmediatos más frecuentes obtenidos por los participantes a lo largo de una sesión de Renacimiento son: sensaciones físicas como adormecimiento, hormigueo, tensión o profundo relajamiento; contacto con memorias, emociones y sentimientos; avivamiento de la percepción; expansión de la consciencia; y sentimientos de amor y gratitud. Después de una sesión es común tener sensaciones de relajamiento, serenidad emocional, plenitud y una respiración más suave y armoniosa.

Los efectos a largo plazo son innumerables. Esta forma de respirar elimina una gran cantidad de toxinas y estimula los procesos de autorregulación del cuerpo, equilibrando  el organismo en su totalidad. La práctica frecuente conduce a una considerable mejora en el sistema inmunológico, endocrino, respiratorio y circulatorio, proporcionando más vitalidad y disposición para lidiar con desafíos.

El patrón respiratorio de uno se altera mucho a través de la práctica contínua – se trata de un proceso de transformación de una forma habitual de respirar. A través de la transformación de la respiración, también se transforman patrones nocivos de conducta y de pensamiento, miedos y traumas son liberados, se desarrolla una mayor calidad de presencia en el cotidiano y de entrega a las experiencias de vida, más capacidad para concentrarse y más equilibrio emocional. La experiencia de auto observarse respirando – conocerse respirando – teje una sincera conexión con la autenticidad individual y con la voz interior, afirma la aceptación de uno mismo y la identificación de las cualidades personales. Con el desarrollo de una respiración más relajada se reduce el estrés y se reconoce un nuevo camino para el relajamento: el camino de la respiración.

Una sesión de Renacimiento puede ser una experiencia más o menos intensa. Eso depende de la propuesta del trabajo y, principalmente, de la disposición de quién respira y de lo que necesita integrar. En este contexto no existe lo correcto o incorrecto, cada cuerpo tiene su propia sabiduria y la respiración ofrece solamente el soporte para el flujo de las informaciones. Cada experiencia es única.

IMG_8884 low

¿Cómo es una sesión de Renacimiento?

La duración de una sesión puede variar entre una hora y media hasta dos horas y media, dependiendo de la necesidad de quién respira.

Se dedica un periodo antes del inicio de la respiración para resolver dudas sobre el trabajo y un periodo después para compartir lo vivido y recibir consideraciones.

En una posición confortable – por general acostada – y después de un breve relajamiento, se empieza la respiración conectada: por la boca o por la nariz. Se respira de esta forma a lo largo de 45 minutos a 1h30. Terminado el tiempo de respiración conectada se empieza un intervalo para la integración que puede durar de 15 hasta 30 minutos.

El terapeuta que conduce el trabajo está atento a todos los detalles de lo que ocurre con quién respira, ofreciendo estímulo, apoyo y orientación a lo largo del proceso. Observando con atención, reconoce zonas de tensión y de poco movimiento, facilitando la concientización y el relajamento de dichas áreas.

 

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado